GORE-TEX outerwear product testing

    PRENDAS DE GORE-TEX A PRUEBA

    LAS PRENDAS EXTERIORES GORE-TEX A PRUEBA

    Nuestras chaquetas y prendas exteriores se someten a exhaustivas pruebas de calidad. Si un producto no supera nuestros estrictos estándares de calidad, debe revisarse y modificarse su diseño.

    TEST MARTINDALE

    Esta prueba es una pesadilla para cualquier tejido. Para emular los usos y condiciones a los que está sometido un tejido en la vida real, esta máquina frota lana o papel de lija repetidas veces sobre la superficie bajo una presión considerable. En función de la resistencia requerida, esta acción de frote puede prolongarse durante horas, o incluso días.

    PRUEBA DE FLEXIÓN EN FRÍO

    En esta prueba se aplastan y estiran repetidamente los laminados GORE-TEX durante varias horas a temperaturas extremas. Una vez finalizada esta dura prueba, los laminados deben seguir siendo válidos para su uso previsto.

    CÁMARA DE LLUVIA

    La cámara de lluvia es como una máquina climática. En este sofisticado centro de pruebas se simulan diferentes tipos de lluvia. Unas boquillas de lluvia especiales colocadas en puntos estratégicos verifican la impermeabilidad de las prendas en condiciones de lluvia variables, desde lloviznas ligeras hasta lluvias intensas con viento.

    EL CUBO DE TORMENTAS

    Hemos construido nuestra máquina climática para simular todo tipo de condiciones con viento, incluso vendavales. El Cubo de Tormentas genera vientos de 75 km/h con tan solo pulsar un botón para probar nuestros productos frente a las fuerzas de la naturaleza.

    EL TEST INSTRON

    Estas rigurosas pruebas de estiramiento garantizan que nuestras prendas sean lo bastante fuertes como para resistir cualquier desgaste. Hasta rasgamos los tejidos para asegurarnos de que no se rasguen más.

    PRUEBA DE CONFORT

    En esta prueba el confort se define como un estado en el que el usuario no siente ni frío ni calor, es decir, existe un equilibrio entre el calor que genera y el que pierde el cuerpo. Las mediciones tomadas en el laboratorio se comparan con la sensación subjetiva de comodidad de los usuarios durante la prueba. Así se asegura el mejor confort posible en una amplia variedad de actividades y climas.